Tequila Don Julio Blanco

Olor: Con aromas definidos de agave en combinación con frescas notas cítricas de limón, lima y toronja.
Notas: Con un sabor ligeramente dulce, de agave increíblemente puro, que inmediatamente excita al paladar y le da el acabado que resulta en un suave y exuberante tequila blanco de inigualable excelencia.
Vista: Claro.
Maridaje: Ideal para disfrutarlo en una margarita o también se disfruta solo o en las rocas.
Tipo: Agave tequilana Weber Azul.
Graduación de Alcohol: 38%
Origen: México

Hecho con el agave más fino y su tradicional proceso de destilación, el Tequila Don Julio Blanco es la más pura expresión del tequila, sírvelo en margarita o también se disfruta solo o en las rocas. Se recomienda guardar en el congelador.

El Tequila es un destilado que proviene de la fermentación y posterior destilación del jugo procedente de la planta de agave. Para que sea considerado Tequila, el agave tiene que proceder de la zona de denominación de origen y ser de la variedad agave azul o agave tequilana. Existen 295 tipos diferentes de agaves, pero solo la variedad azul se usa para el Tequila. Si no se cumplen estas condiciones estamos hablando de Mezcal, que también procede del jugo de agave, o de otras bebidas relacionadas con el agave como el pulque. De hecho el Tequila es una variedad especial de Mezcal, con una elaboración específica y denominación de origen en Jalisco y parte de otros 4 estados de Méjico. Antiguamente era conocido como Vino de Mezcal.

¿Y qué quiere decir “Tequila”? En el estado de Jalisco hay un pueblo con el nombre de este destilado, que en lengua náhuatl significa lugar de trabajo. Hace referencia a las labores de campo que se desarrollaban en esta zona. Trabajos agrícolas como los que siguen haciendo hoy en día los cultivadores de agave o Jimadores, como se les conoce en Méjico. Resulta curioso el origen de esta palabra, ya que para la mayoría de nosotros el consumo de alcohol es algo reñido con el trabajo.

El Tequila tiene diferentes grados de pureza que se miden por el porcentaje de azúcar que procede del agave. Se denomina Puro 100% cuando el azúcar utilizado para su elaboración procede exclusivamente del agave azul. Cuando se mezclan otros azúcares (caña de azúcar o jarabe de maíz), entonces tenemos Tequila Mixto. Solo se puede llamar Tequila cuando el porcentaje de azúcar de agave azul es de al menos el 51%.

La elaboración del Tequila tiene varias fases. Extracción del azúcar de las piñas de la planta de agave en forma de mosto. Fermentación del mosto con levaduras. Destilación mediante alambique. Posterior a la destilación se puede embotellar directamente o dar un proceso de maduración y abocamiento. La maduración se realiza en barricas de madera de roble o encino. El abocamiento consiste en añadir ingredientes autorizados por la norma reguladora para enriquecer su sabor y color. Entre los abocantes utilizados tenemos el caramelo y la vainilla, que ayudan a suavizar la bebida. Estos 2 últimos procesos dan lugar a varios tipos:

Blanco o Plata: embotellado con una maduración menor a 2 meses. Sin Abocamiento. Es incoloro.
Joven u Oro: mezcla de blanco con Tequilas añejos o extra añejos. También se puede mezclar con abocantes autorizados.
Reposado: con una maduración de al menos 2 meses. Puede estar mezclado con añejos o extra añejos.
Añejo: maduración en madera de al menos 1 año.
Extra añejo: maduración de al menos 3 años.
Reserva: esta categoría se utiliza para distinguir la máxima calidad dentro de los añejados que elabora una casa productora.