Tequila Don Julio Reposado 100% 750ml

Don Julio Tequila Don Julio Rep 100%. El tequila clásico de la familia procedente de los Altos de Jalisco que contiene notas de cítricas y especiadas así como un aroma suave y elegante. Acompañar con comida típica mexicana y platillos complejos.

Tequila Don Julio Reposado 100%

Olor: Un aroma de agave cocido y miel con tonalidades frutales y madera ligera.
Notas: Suave, notas de chocolate oscuro, vainilla y canela clara, notas sutiles de pera y manzana.
Vista: Color paja, de gran brillantez y tonos dorados.
Maridaje: Acompañar con comida típica mexicana y platillos complejos.
Tipo: Agave tequilana Weber Azul.
Graduación de Alcohol: 38%
Origen: México

Fundador

Don Julio González Estrada nació el 7 de enero de 1925 en Atotonilco, Jalisco, donde se encuentra la instalación principal actual. Don Julio aprendió el significado de responsabilidad a una edad temprana trabajando en la destilería de tequila de su tío José. A los 23 años se casó con Dorothea García con quien tuvo 9 hijos.

En 1942 abrió una destilería de tequila que más tarde se conocería como “La Primavera”. Para 1951, con la marca Tres Magueyes, se encontraba en un camino que luego se convertiría en Tequila Don Julio en sus diferentes variantes: Blanco, Reposado, Añejo, 70, 1942 y Real. Don Julio González Estrada falleció el martes 20 de marzo de 2012 por causas naturales.

Proceso

El agave para el tequila Don Julio se cultiva en la zona montañosa de Atotonilco en la finca familiar. El mayor proceso de envejecimiento del tequila a lo largo del tiempo se da en conjunto con el desarrollo de las plantas de agave, dado que tardan siete años en madurar. Cada planta de agave se cosecha a mano. La planta de agave se corta de sus raíces y luego se cortan las hojas en forma de lanza.

El núcleo que queda se llama piña, que es la materia prima utilizada para la elaboración del tequila. Las piñas se transportan en un camión a la Destilería Don Julio donde se cortan en trozos iguales para que se horneen de manera uniforme. Las piñas se cargan en hornos de ladrillos donde se hornean lentamente durante varios días. Luego, las piñas horneadas se trituran y se rocían con agua, lo que libera el dulce jarabe de agave llamado jugo de agave.

Luego se agrega levadura al agua de agave y se deja fermentar. Una vez que se completa el proceso de fermentación, se obtiene una cerveza de agave dulce y ligeramente alcohólica que luego se coloca en alambiques donde se destila para convertirse en tequila. Por último se coloca en depósitos de acero inoxidable antes del embotellado, o en barriles ex-bourbon para su crianza.